1 de noviembre de 2010

ESO TAN PEQUEÑO NO TIENE VIDA. ABORTO I. PUERTA FALSA

video

Si no se ve bien aquí, otra opción para ver el video es:

http://www.youtube.com/watch?v=I7E10BFoTE8

Este es un fragmento de una carta a un joven amigo del Dr Fritz Baumgartner, especialista en Cirugía cardio-toráxica:

Abril 12, 2005
Querido Amigo,

Podemos aproximarnos al aborto desde muchas perspectivas: biológica, embriológica, genética, filosófica, social y económica, entre otras. En cuanto a las tres primeras, mi punto de vista como científico, médico, cirujano y simplemente alguien que cursó la escuela de medicina me remite a hechos.
No hay un moménto mas crítico en el subsiguiente crecimiento y desarrollo de un ser humano que cuándo 23 cromosomas del padre se unen con 23 cromosomas de la madre para formar un único indivíduo de 46 cromosomas, con un sexo determinado y que antes simplemente no había existido. Punto. No hay debate.
No hay un momento más apropiado para comenzar a llamar a un humano “humano” que el momento de la fecundación. Y no dejes que nadie te diga lo contrario, porque sería una degradación de la embriología decir que sucede en cualquier otro momento. Por ejemplo, algunos activistas pro-aborto y algunos pseudo médicos claman que es el momento en que se forma el notocordio primitivo (¡absurdo! ) o aún mas ridículo, el momento de la implantación. (Desafía la salud mental afirmar que la implantación de un blastocito en desarrollo en la pared del útero define la humanidad mas que el ya tener completo un mapa de DNA que le define como un nuevo organismo existente).
En cuánto a decir que el “tamaño” es un determinante de humanidad, claro, es una razón no-científica que le niega a un embrión su estatus de ser humano. En cualquier caso, es una realidad ebriológica, que ningún texto de embriología niega, que es el momento de la fertilización donde un nuevo ser humano se forma.

29 de septiembre de 2010

YA NO PUEDE HACER NADA. EUTANASIA III. PUERTA FALSA

Continuando con la serie de PUERTA FALSA, te invito a conocer a Lalo y a su papá quien se jubiló para poder cuidar mejor a su joven hijo.
(Si no puedes ver el video aquí, entonces puedes visitar este link: http://www.youtube.com/watch?v=gv8NwoYR4KY )

video

−Invito a no caer en el engaño de pensar que se puede disponer de la vida hasta el punto de legitimar su interrupción con la eutanasia, enmascarándola con un velo de piedad humana
−La eutanasia no es ayudar al enfermo porque ayudarlo significa no dejarlo solo en el dolor.
−El sufrimiento no puede solucionarse acabando con la vida de una persona. La respuesta a quien sufre siempre debe ser el amor.
−La verdadera respuesta no puede ser la de provocar la muerte, por más 'dulce' que sea, sino testimoniar el amor que ayuda a afrontar el dolor y la agonía de manera humana.
−Podemos estar seguros: ninguna lágrima, ni de quien sufre ni de quien está a su lado, se pierde ante Dios.
−Jesús sufre y muere en la Cruz por amor. De esta manera, ha dado sentido a nuestro sufrimiento, un sentido que muchos hombres y mujeres de todas las épocas han comprendido y han hecho propio, experimentando serenidad profunda incluso en la amargura de duras pruebas físicas y morales.

Benedicto XVI

17 de septiembre de 2010

ORIGEN

Me ha gustado mucho esta película, y a ti?

También, me ha parecido muy buena.

¿Sabes? me identifiqué un poco... vivir así, acomodada, como instalada, es vivir como en uno de los niveles de sueño... lejos de la realidad, en la mentira y aunque se está muy cómodo allí pues no se vive de verdad... uno se va frustrando y en la peli lo enseñan super bien: ¡uno se va haciendo viejito sin darse cuenta!

¡Si! De eso me estoy dando cuenta: uno se siente viejo, seco, acabado y cansado en vez de jovial, alegre, por eso me ha llamado la atención como muestra que se opone la mentira a la verdad y que solo la verdad es vida.

Es que solo estamos viviendo…y están pasando los días rápido rápido… y si no tenemos un por qué de estar viviendo cada día, entonces es todo ilusión, mentira

Una ilusión que "parece" fantástica, ¡pero no lo es!

Necesitamos un por que vivir, un por que verdadero, que me lleve a vivir al máximo posible... sabes no solo quiero sentirme bien a ratos, ¡lo que quiero es siempre ser FELIZ!!!

¡Si! ¡Una idea origen, que sea buena y verdadera!

Aunque no es fácil... porque cuando estoy en ese sueño (mentira) me siento bien a gusto, por lo menos por fuera, solo cuándo hago una pausa, un silencio, es que escucho mi interior que dice ¡que guarrería de vida! ¡esto es falso! como las proyecciones: esos seres de la peli que miraban enojados al arquitecto... y entonces salir de alli implica MORIR...

Necesitamos de algo o Alguien que me ayude a morir a mis caprichos, a mis gustos, a lo que se me da la gana... morir a mi

¡A morir para vivir!

8 de agosto de 2010

PAUSA DE VERANO


Estaré de vacaciones, en circunstancias que hacen difícil el acceso al internet, pero seguiré con mas posts de PUERTAS FALSAS el próximo mes!

Un abrazo a todos los que leen este blog y otro abrazo a los que comparten sus comentarios publicándolos!

Que Dios los bendiga a todos.

4 de agosto de 2010

NO PODEMOS DEJARLO VIVIR ASÍ. EUTANASIA II. PUERTA FALSA

Ma. Leticia, quien tiene espina bífida y a su esposo Salvador "Chava", con parálisis cerebral comparten su alegría de vivir.

(si no puedes ver el video visita este link: http://www.youtube.com/watch?v=BPuSk8X-5Zo)

video
Afortunadamente ellos nacieron en México y no en Holanda!

Según publicaron los holandeses Eduard Verhagen y Pieter Sauer, pediatras de la Clínica pediátrica de Groningen, en el “New England Journal of Medicine” (marzo 2005), el “protocolo Groningen” es una guía que indica al médico cómo actuar en los casos en los que el recién nacido con una enfermedad grave experimenta un sufrimiento insoportable que no puede aliviarse con los cuidados médicos.

El protocolo regula el procedimiento a seguir para aplicar la eutanasia a recién nacidos dentro de los márgenes legales que la consideran aceptable. Una especie de garantía que asegura a los médicos que no se les perseguirá jurídicamente si se atienen a él.

Los autores estudiaron 22 casos de eutanasia a bebés, realizados en la sección de pediatría de la Clínica Beatrix en los últimos siete años. En todos los casos se trataba de pacientes nacidos con espina bífida -como Ma. Letícia del video-, y como consecuencia de su espina bífida no les funcionaban varios órganos, entre ellos los riñones y el intestino, por lo que los bebés sufrían dolores “insoportables” y ahogos. Después de la decisión de interrumpir el tratamiento médico porque los bebés “no daban ninguna esperanza”, estos no fallecían inmediatamente. En todos los casos, los padres pidieron la eutanasia porque no soportaban ver el sufrimiento de sus hijos.

El protocolo reconoce que la calidad de vida que se considera aceptable para justificar la eutanasia es un criterio subjetivo que depende de las distintas opiniones de padres y médicos. Para no caer en apreciaciones personales, se han recogido los criterios adoptados por el “Grupo Profesional Médico” para la valoración de situaciones críticas en el informe “Doen of laten” (“Hacer o dejar de hacer”) de la Asociación Holandesa de Pediatría. Estos criterios son los siguientes: el grado de dependencia de los cuidados médicos que tendrá el paciente en el futuro, la posibilidad de llevar una vida más o menos autónoma, la capacidad de comunicación, el nivel de sufrimiento y la esperanza media de vida.

En principio, son los padres del recién nacido los que están legalmente autorizados para tomar la decisión que crean más conveniente. Pero en la práctica las decisiones de acabar con la vida del bebé se llegan a realizar sin consentimiento de los padres y muchas veces en contra de su opinión. En la unidad de neonatología del hospital académico de la Universidad Libre de Amsterdam, por ejemplo, es práctica normal administrar una cantidad letal de sedantes a bebés a los que se ha decidido interrumpir el tratamiento intensivo cuando los padres manifiestan su intención de mantener la vida del bebé en el caso de que éste siga respirando por cuenta propia. “Es una decisión difícil, pero no podemos dejar vivir a un niño en unas condiciones inhumanas, aunque los padres lo deseen. En una situación así, sólo el médico puede determinar objetivamente sobre lo que es lo mejor para el paciente”, afirma el médico catedrático y jefe del departamento de Neonatología de dicho hospital.

Fuente: Aceprensa - 068/05 - 08-06-2005

2 de agosto de 2010

NO QUISIERA CONTINUAR VIVIENDO. EUTANASIA I. PUERTA FALSA

Si algo así me sucediera, yo no quisiera continuar viviendo, yo nunca querría estar como él” era lo que había dicho Richard Rudd mientras cenaba con una de sus dos hijas adolescentes, refiriéndose a un amigo de la familia que sufrió un accidente en el que perdió ambas piernas y se encontraba en coma dependiente de un respirador artificial.

Ahora las circunstancias cambiaban, era el 17 de julio de 2010, a escasos seis meses del colapso a alta velocidad de su motocicleta contra un automóvil y los médicos le planteaban al mismo Richard Rudd un asunto de vida o muerte ¡literalmente le preguntaban acerca de su propia vida!: “Richard, ¿quieres que continuemos con tu tratamiento? Si es así, mueve tus ojos a la izquierda, si no, muévelos a la derecha”.

El incidente en moto de Richard ocurrió el pasado 23 de octubre. En diciembre la familia de Richard estaba segura de que él no hubiera querido que su tratamiento continuara, se experimentaban muy desgastados después de un mes entero de baterías de tests y pruebas que traían la confirmación de la valoración inicial: estaba parapléjico, la parálisis de sus piernas y brazos sería permanente.

Test y pruebas que le fueron realizados mientras permanecía en un profundo coma, -que entonces se creía permanente-, en el Hospital Addenbrooke de Cambridge, sostenido por respiración artificial y alimentado por una sonda directa a su estómago. Los padres de Richard, al ver con dolor que su hijo de 43 años no podía hablar, ni moverse, ni siquiera respirar o tragar sin ayuda de aparatos decían: “Conservar a alguien con vida mientras está sufriendo sin expectativas de mejora es jugar a ser Dios, porque esto es ir contra la naturaleza… si se hubiera dejado que la naturaleza siguiera su curso Richard hubiera muerto unas semanas atrás”.

Pero mientras la familia Rudd se preparaba para “despedirse” de Richard, su médico, el Dr. Menon, hizo un asombroso descubrimiento: Richard podía, moviendo sus ojos, responder a preguntas sencillas.

Tras varios meses de terapia del habla, los médicos –y familiares– de Richard estaban convencidos de que sería capaz de comunicar decisiones sobre asuntos complejos con toda claridad, moviendo sus ojos a la izquierda o derecha indicando respuestas afirmativas o negativas. Fue entonces cuando el Dr. Menon le preguntó si deseaba continuar su tratamiento o suspenderlo, terminando así con su vida.

Richard comprendía que llevaba 6 meses internado al momento de la pregunta, recordaba haber sufrido un accidente, entendía que estaba sujeto a un ventilador artificial y que lo alimentaban mediante un tubo.

Relata el Dr. Menon: "Le pregunté si consentía que continuáramos con el tratamiento y dijo si”, le pregunté de nuevo y una tercera vez, dejó claro que su decisión era consistente".

Ahora el padre de Richard insiste: "Todos se sientan en el bar o en el trabajo y dicen 'si esto me pasa a mí, apagaría la máquina'. Pero todo es hipotético y no es posible saber lo que realmente querrías hasta que te sucede. La familia y los amigos sienten que pueden decidir por esa persona que en un momento preciso no tiene la posibilidad de optar. Richard tuvo la oportunidad y su voluntad de vivir venció".

Aunque no se vislumbra la posibilidad de desconectarlo del respirador Richard ahora puede mover unos cuantos centímetros su cabeza hacia la izquierda y hacia la derecha, hacer expresiones faciales y su memoria a largo plazo está intacta. Los progresos son lentos, Richard sigue viviendo y disfrutando de la oportunidad de ver a sus hijas crecer.

30 de julio de 2010

TOY STORY 3


Antes de hablar sobre la primera PUERTA FALSA quiero comentar un poco sobre esta nueva película.

El tema de Toy Story 3 es básicamente el mismo que el de las dos anteriores, la amistad y fidelidad de los juguetes de Andy. Sin embargo, ahora que Andy ha crecido y está a punto de irse a la Universidad se presentan nuevas oportunidades de vivir la amistad, no faltan desafiantes ocasiones de tomar opciones, de renuncia, de definir el sentido de la vida en cada etapa, esto para el chico y para los juguetes, en especial para Woody (el cowboy) quien, a pesar de siempre haberse esforzado por conservar su lugar junto a Andy y de animar a los demás a hacer lo mismo, se da cuenta en un momento que tiene que re-definir su lugar ya que comprende que él fue hecho para "que los niños jueguen con él", no para ser tan solo un objeto de ornato.

Encontramos entre los nuevos personajes al oso "Lotso" al que una honda decepción le rompió el corazón. Con ese corazón reacio a perdonar Lotso va tomando actitudes egoístas que hacen sufrir a los demás juguetes. A pesar de las oportunidades de reconciliación que le ofrece Woody acaba en una situación de soledad por la dureza de su corazón.

Hay muchas escenas muy simpáticas pero la parte mas graciosas de ésta película la interpreta Buzz Lightyear al entrar en un "mode" inesperado: cambia de inglés a español, pero no solo de idioma sino de personalidad y lo vemos comportarse con la galantería y entusiasmo típico del Andaluz!!!

23 de julio de 2010

PUERTA FALSA

Puerta falsa se le llama a las soluciones que no lo son, mas bien son salidas rápidas –o no tan rápidas– que en vez de resolver un problema lo esconden o lo complican aún más.

Una puerta falsa la podemos encontrar nosotros mismos, pero en ocasiones nos la pueden ofrecer los demás, incluso podemos ser presionados por la sociedad para que la abramos. Los demás, a veces con la mejor de las intenciones, nos ofrecen puertas como opciones etiquetadas como lo mas “normal” a hacer ante ciertas circunstancias, sin embargo generalmente detrás de esa puerta que nos invitan a abrir con un “todos lo hacen”o "no hay otra opción" se esconden factores que no teníamos como ver (o que no quisimos ver) que acaban siendo nuevos problemas o como mas ladrillos para seguir construyendo esa pared que nos impide el paso, que no nos deja resolver nuestro dilema.

En cambio contrar la verdadera salida, la verdadera solución a nuestros problemas es como abrir una puerta a un camino iluminado por el que podremos avanzar a nuestra felicidad.

En los próximos post iré comentando acerca de por qué algunas mal llamadas “soluciones” son en verdad PUERTAS FALSAS.

Por ejemplo:

· El divorcio

· El aborto

· La eutanasia

¿Conoces otras puertas falsas?

26 de junio de 2010

HÉROES DE HOY


“Mártires por la Fe” de Jesús Bastante es una recopilación de relatos sobre hombres y mujeres que fueron arrestados o secuestrados y luego asesinados en la guerra civil española. Es una colección de testimonios y de eventos históricos que pretende ayudar a conocer, a recordar, pero sobre todo a perdonar y reconciliar.

En varios de los testimonios se expresa con sencillez que tal persona “pudo haberse liberado pero no lo hizo”, “pudo haberse escapado pero decidió quedarse”, a mí en un comienzo me chocaban estas frases, pero al ir leyendo los relatos y los fragmentos de entrevistas –a menudo hechas a familiares y amigos nonagenarios aún vivos– me han permitido irme “empapando” de las costumbres y el contexto de la época para ir entendiendo esos actos que, fuera de ese contexto, serían una imprudente, poco práctica y absurda renuncia a la vida, sin embargo en esas circunstancias y para estos personajes que habían sido privados de la libertad “solo por ser católico”, “solo por estar en la lista de miembros de la Parroquia del pueblo” se convierten en actos de coherencia y valentía.

En los relatos fui comprendiendo que para cada uno de los personajes del libro, dadas sus características personales y las situaciones particulares en que les tocó vivir, ese "escaparse" o "salvarse" implicaba en realidad hacer una apostasía, una renuncia a su fe para que no lo fusilaran, un renegar de Cristo y de la auténtica Vida para que lo dejaran en libertad. Quedarse con esa serenidad y alegría a dar la vida por sus creencias, perdonando a los que los delataron y a los que les disparaban, fue realmente un acto heroico, acto que sin lugar a dudas fue inspirado y sostenido por la gracia, por el Espíritu de Amor. ¡Cómo no alegrarse entonces por semejantes héroes de la fe y cómo arde entonces el corazón deseando imitarles!

Luego pensaba en que afortunadamente no vivo en tiempos tan difíciles y a mí no se me pide una entrega semejante ¿o sí?, entonces recordé a alguien decía que “el hogar es el lugar de las virtudes heroicas”, y aunque quien lo escribía se refería a la infinita paciencia que se precisa para educar a un pequeño terremoto de 3 años, imagino que no será ni la primera ni la única persona que lo habrá pensado, porque el amor, la paciencia, la prudencia, la perseverancia, ... que estamos llamados a vivir en esta sociedad que nos invita a no sacrificar nada, que no valora los ideales ni la congruencia que se necesita para hacer de una casa un auténtico hogar, en cada momento del día a día, todos los días, en todas las circunstancias ¡se parecen bastante a un acto heroico!

16 de junio de 2010

EL PROBLEMA MECÁNICO

- Pero ¿para qué traes tanta cosa al colegio? A ver, te ayudo que ya es tardísimo…
- Ya te dije mamá, son las cosas del equipo, las necesitamos,… no, no, yo puedo, mejor súbanse y vámonos ya que es tarde.

Llegamos al colegio, por supuesto ¡no hay un sitio cerca de la entrada! La verdad sea dicha nunca hay un sitio cerca de la entrada, bien sé que en ningún colegio del mundo hay sitio en el horario de entrada o salida pero como hoy mi hija trae más cargamento que cuándo nos mudamos a Brasil me empeño en encontrar un huequito inexistente para dejarla lo más cerca posible.

- Mamá ¿qué haces?
-Es tan solo un segundo, además ni estorbo...
-¿No estorbas? ¡Pero si estás en tercera fila! nos bajamos aquí…
-Esperen, si me adelanto otro poquito dejo pasar a ese señor que seguro despertó de mal humor.
-Dale, mamá que es tarde!
-Si pues, a ver otro poquito… ya está, así salen, si, así, de ladito… a ver te acerco esta bolsa, y tu ayúdale con esta mochila, apúrate que es tarde
-Si ya, ya voy…
-Cierra la puer ¡PUAFF - CLUNK!!

En lugar del esperado ¡PLUASS!! del cerrón de la puerta escuchamos ese extraño ¡PUAFF - CLUNK!! al tiempo que la puerta rebotó y se quedó abierta. Un nuevo intento (otra vez con la rodilla pues las manos estaban cargadas de bultos) y un nuevo ¡PUAFF!!

-No lo sé mamá, se me atoró la hebilla de la mochila y ¡ahora la puerta no cierra!
-¿Cómo que no cierra!?!? anda vete a clases que ya es tardísimo, ¡adiós!
-¡Hoy salimos a las 3:30! – me recuerda una y se marchan corriendo con un “te quiero” que alcanzo a escuchar y que, como siempre, me alegra el corazón.

Me aproximo a la puerta trasera imaginando que tendría que amarrarla con alguna cuerda para poder irme de allí, pero para mi sorpresa consigo cerrarla con un duro portazo. No me atreví a abrirla de nuevo hasta que regresé por mis hijas al colegio.

-¡La has arreglado!
- Si, bueno, solo la cerré, no tenía nada… (¡espero!)

Pero al llegar a casa…
-Mamá ¿me abres?
-Te abro ¿qué?
-Como ¿qué? pues la puerta, no puedo salir.
-¡Caramba! A ver, veamos si puedo abrir o si no vas a tener que bajarte del otro lado.

Consigo abrir la puerta sin ningún esfuerzo. Luego doy un leve portazo y la puerta cierra otra vez. Experimento un poco abriendo y cerrando para darme cuenta de que de alguna extraña forma el mecanismo de apertura solo funciona desde fuera. ¡Ah no! No puedo dejar esta puerta así, no puedo estar bajándome del auto cada vez que una de las chicas tenga que salir… decidida me marcho al taller…

En el taller me atiende un hombre muy amable, pero por su mirada veo que no entiende el grave problema que le expongo.

- Usted es extranjera, ¿no?

Si, pero estoy hablando castellano igual que él, el problema está clarísimo, la puerta solo abre por fuera, cierra perfectamente, pero se ha descompuesto el mecanismo, solo abre por fuera ¿qué será lo que no entiende este buen hombre?

-A ver señora, vayamos al auto...
-Mire aquí está, esta es la puerta, si la abro, abre, pero si usted se mete dentro del auto verá que no la puede abrir. ¿Cree usted que podrán arreglarla para hoy? ¿Será algo muy caro? No creo ¿verdad?

Efectivamente, se sienta y tras cerrar la puerta no la puede abrir, me hace una señal para que le abra.

-Ve, ahora me entiende, la puerta no abre por dentro. Será algo sencillo como cambiar una pieza, ¿no?

Con mucha paciencia y hablando muy despacio como si yo fuera un marciano me dice:

-Mire señora, en este país, los autos tienen dispositivos de seguridad

Como debo haber puesto una cara de confusión el hombre procede a gesticular aún mas y a hablarme mas fuerte, esta vez como si yo fuera sorda:

-los dispositivos de seguridad, en nuestro país, incluyen dispositivos para proteger a la familia… por ejemplo, aquí en nuestra ciudad las madres activan un dispositivo cuándo hay niños que viajan en la parte posterior del auto, y para protegerlos de que se puedan caer al abrir por accidente la puerta… activan esta palanquita aquí …

El hombre siguió hablando en un tono sobreprotector como si mi vehículo anterior hubiera sido una carreta tirada por caballos... pero yo ya no le escuchaba, tan solo quería regresar a casa y contarle a mi familia que el problema estaba resuelto, decirles que en ese momento recordé, comprendí, vi que mi terrible problema mecánico era esa palanquita que la hebilla de la mochila debe haber jalado ¡la palanquita del “seguro de niños”! la misma que durante años activé y desactivé según quien se subiera al auto.

-… y para desactivarla, mire usted, no es difícil, con el dedo empujamos la palanquita para allá…y listo un adulto puede abrir la puerta desde adentro… si de nuevo la empujamos para aca…

15 de junio de 2010

CELEBREMOS JUNTOS!!!


YA SON MAS DE 1,000 VISITAS!!!


GRACIAS, A LOS QUE ME ANIMAN A SEGUIR ESCRIBIENDO,

GRACIAS A LOS QUE ACOMPAÑAN LEYENDO,

GRACIAS A LOS QUE SE SUMAN COMENTANDO!!!


DOY GRACIAS A STA. MARIA MAGDALENA POR SU INTERCESIÓN PARA IR HACIENDO DE ESTE BLOG UN ALEGRE ESPACIO CRISTIANO PARA COMPARTIR.

AGRADEZCO AL SEÑOR POR TODAS LAS BENDICIONES RECIBIDAS A TRAVÉS DE LOS MOMENTOS DE REFLEXIÓN EN QUE ME ENCUENTRO CONMIGO MISMA, CON LOS DEMAS PERO SOBRE TODO CON SU AMOR.

Y CÓMO NO AGRADECER A NUESTRA MADRE SU CONSTANTE, SILENCIOSA Y DULCE GUÍA!!!


CELEBREMOS JUNTOS AGRADECIENDO TODOS!
ADELANTE, SIEMPRE ADELANTE!

14 de junio de 2010

TOBOGÁN EMOCIONAL

¿Has notado que una mortificación, un disgusto, una mala noticia, una decepción, sentirte mal o muy cansado, se convierte para ti en una especie de “empujoncito” que te lleva a caer en ese sentimiento “de siempre”, ese sentimiento que casi podríamos decir te caracteriza porque con frecuencia estas luchando contra él?

Aunque al principio tu velocidad es muy pequeña, te deslizas con tal suavidad que pronto te mueves muy rápido y pasas, sin control, por el centro del tobogán a una velocidad vertiginosa, reviviendo la excitante experiencia de siempre, para continuar acelerando hasta llegar a… ¡la desesperanza!

O al enojo, miedo, angustia, ansiedad, tristeza,… cada uno tenemos nuestra propia “piscina” a dónde frecuentemente nos encontramos inmersos. Esta piscina de la que tantas veces hemos intentado salir, pero a la que regresamos una y otra vez deslizándonos en nuestro propio tobogán emocional. Tobogán ya sea de la preocupación, de la tristeza, del enfado o algún otro al que estamos de cierta forma “adictos” por los patrones que en nuestra conducta y en nuestro cerebro hemos ido labrando a través de los años. Tobogán que, como una tentación, nos atrae más y más cada vez que realizamos el emocionante viaje, aunque no tengamos realmente unos motivos reales o racionales para sentirnos así.

¿Cómo dejar de nadar en tan desagradable piscina? ¿Cómo dejar de angustiarme, enfadarme, irritarme, asustarme, entristecerme, ... ? Porque ciertamente hemos comprobado que resulta muy desgastante intentar detenernos una vez que nuestras emociones nos arrastran, ¿cuántas veces hemos intentado en vano no ponernos por ejemplo desproporcionadamente ansiosos, tristes o desesperados? ¡Que poco éxito tenemos en encontrar una forma creativa y eficaz de no caer en la piscina cuando vamos bajando a toda velocidad en esa pendiente tan inclinada!

Pero ¿Qué tal si en vez de intentar no caer en la piscina o salirnos de la piscina lo más rápido posible, mejor aprendemos a evitar arrojarnos por el tobogán?

Ya que arrojarnos en el tobogán es un hábito para nosotros, la pregunta es entonces ¿cómo romper con nuestro “hábito emocional”? primero revisemos nuestros motivos, preguntémonos ¿qué es lo que realmente quiero? ¿quiero seguir siendo esclava del tobogán o tener la libertad de vivir la alegría y la paz? Si lo que busco es ser libre, hagamos como con todos los hábitos a romper, necesitamos un acto consciente que contrarreste el hábito hasta que formemos uno nuevo, ésta vez uno positivo.

¿Cuál es el sentimiento contrario al que me lleva mi tobogán? Por ejemplo si tiendo a la desesperanza estaré hablando de la confianza, si de la ansiedad de la tranquilidad,… ¿Qué cosas en mi vida cotidiana o en mi historia personal me generan este sentimiento positivo? encontremos una breve lista de 3 o 4 momentos o personas que nos producen este sentimiento, yo por ejemplo al pensar en mi hija riendo, no tengo como no sentirme feliz y al recordar ese premio que recibí en mi adolescencia revivo la alegría del momento...

Utilicemos la imaginación y la memoria, junto con un esfuerzo, para “acercarnos” a ese sentimiento positivo cada vez que tengamos la tentación de arrojarnos por el tobogán. Esto ciertamente implicara, sobre todo al principio un esfuerzo, pero poco a poco iremos liberándonos de ese desagradable chapuzón. Poco a poco iremos labrando un nuevo hábito que, esta vez nos arrastrará a la tranquilidad y paz, aún en los momentos más adversos.

¡Ah! y ¡celebremos nuestros triunfos, por pequeños que sean porque a cada paso estamos un poco más cerca de nuestra meta: la libertad!

4 de junio de 2010

¿BUSCO SER COMPADECIDO?

De nuevo me quejo, llorando, por lo que vivo y tu con mucha ternura me dices que sí, que es grave y doloroso pero me propones vivirlo de otra manera porque estas convencido de que el dolor no tiene que hacer de mi vida una “triste vida”. El dolor no se irá, me recuerdas, pero ¡no tiene por qué tener la última palabra sobre ti!

Yo entiendo que me estás sugiriendo que deje de auto-compadecerme y que renuncie a causar compasión, a dar lástima. Mi primer impulso es negarlo, pero me recuerdo a mi misma que precisamente esta semana me había dicho que ya estoy cansada de llorar, estoy cansada de vivir así y tengo que admitir, como Don Salcedo en la novela de Miguel Délibes, que “el placer de ser compadecido no basta para llenar una vida”. Está bien, lo admito, al igual que Bernardo Salcedo, me he atribuido un sentimiento de dolor tan fuerte como nadie ha sentido en el mundo.

-Pero, si dejo la auto-compasión ¿qué me queda entonces? ¿cómo hago? ¿cómo actúo? ¡no sé vivir de otra forma!
Y sin dejarte hablar continúo:
- Además, a ver ¿qué gano si lo dejo? ¿Qué gano si dejo de buscar la compasión de los demás? Porque todos sabemos que uno solo renuncia a algo por otra cosa mejor, y te advierto que “tenerlo” me hace sentir cierta seguridad, me da el placer de llamar la atención, siento que me da el poder de tener a los demás preocupados por mí.
-En realidad todo esto es falso – me respondes – si te ves a ti misma verás que actuando como hasta ahora ni estás segura, ni te quiere nadie más, ni dominas los pensamientos de los otros, ni mucho menos se alivia tu sufrimiento.
-¿Entonces?
-Entonces lo que en realidad sucede es que te esclaviza, te produce sentimientos y sensaciones agradables, pero pasajeras y cuándo estas pasan...
-¡Pues quiero más! Quiero volver a sentirme bien… pero…
-Pero estás siendo cada vez menos libre, cada vez dependes mas de esos sentimientos que son huecos, que no solo no te hacen más segura, sino que ocupan el lugar del verdadero amor que les tienes a los demás y que otros tenemos por ti.
-¿Estas queriendo decir que estoy renunciando a ser libre?

Tu callas, y yo me quedo en silencio mirándote, pero algo en mi interior me dice que sí, que estoy cambiando ser libre por llamar la atención, por seguir actuando “como siempre” y porque creo que portarme así me hace especial... aunque sé que no es así… de pronto escucho mi voz interior que protesta, se defiende diciendo “tengo un problema que me duele más que a nadie en el mundo”, “¡soy la que más sufre!” y consigue despertar en mi ese sentimiento de ¡Ay, pobrecita de mi! que jamás admitiría en voz alta, pero que me hace romper el silencio recordándote que en mi familia las cosas no eran perfectas, que no es esto – lo que vivo- lo que yo hubiera querido, que otros viven una vida distinta, mas fácil, con menos dolor, que yo soportaría mejor otro tipo de problemas… en fin busco mas y mas justificaciones para seguir viviendo como hasta ahora, busco distraerte y voy distrayéndome de mi misma, alejándome de la puerta que he abierto con mi última pregunta: "¿estoy renunciando a ser libre?"

Tu retomas la conversación, ayudándome a encontrar la salida:
-Me parece que el problema se reduce a elegir entre compasión o libertad… míralo así, si renuncias compadecerte y a buscar que otros te tengan lástima, eres mas libre, recuperas tu libertad.
Tras unos segundos, aún sin reponerme del todo, sin recobrar toda mi atención, me animo a decir:
-Me atrae lo que me propones y hasta me parece interesante, pero… siento miedo. Me gustaría tener más libertad, recuperar MI libertad, pero la tengo perdida y no sé qué haría con ella…
-¿Llevas mucho tiempo haciéndolo?
-¿El qué?
-El auto-compadecerte, llamar la atención de los demás
-Pues… es mío, es parte de mí, me hace sentirme singular, diferente
-No te engañes, no es tuyo, te has acostumbrado, pero no es tuyo, no es de ti, lo que es tuyo es tu libertad. Y además, mas allá de cómo te sientas, eres única.
-Pero me da miedo cambiar, ¿por qué? si ser más libre es algo bueno ¿por qué me da miedo?
-Porque estas acostumbrada a no serlo y temes perder algo que has considerado como tuyo hasta ahora, porque renunciar cuesta, dejar lo que creemos nuestro duele y nos da miedo que nos duela. Es decir tu “mujer vieja” no quiere que tu cambies, no quiere morir...

Haces una pausa esperando mi respuesta, que al fin llega y con alegre determinación, llena de esperanza exclamo:
- Yo lo que quiero es ¡ser LIBRE!

6 de mayo de 2010

TE ESPERARÉ POR SIEMPRE

video
Puede tomarte mucho tiempo, pero jamás será tarde,
porque te amo, porque no estoy completa sin ti,
porque estas llamado a ser Feliz,
aquí estoy y aquí estaré para ti,
reverente, en silencio; prudente, a tu lado;
rezando, esperando, avanzando,…

Puede tomarte mucho tiempo, pero jamás será tarde,
Oh! Señor, acelera su paso, guíale hacia Ti,
toma mis fuerzas y toda mi vida para que no se detenga,
anímale a que se levante y pueda regresar,
ayúdale para que camine y se apure a llegar.

Puede tomarte mucho tiempo, pero jamás será tarde,
porque apuesto por ti, apuesto por nosotros:
sé que será realidad lo que en el fondo anhelamos;
de pie permaneceré vigilante, muriendo por ti en la Meta,
y a tu llegada juntos, abrazados, la Victoria disfrutaremos.

Puede tomarte mucho tiempo, pero jamás será tarde…
Aquí, te esperaré… por siempre!
rezando, esperando, avanzando,...

27 de abril de 2010

MIRARSE AL ESPEJO

"Hay panolis (tontos) que se piensan que esto de escribir para uno es como hablar a solas, cosa de chalados. Eso son ganas de enredar las cosas porque uno no siempre dice lo que quiere y hay pensamientos que andan por dentro de uno y uno, por vueltas que les dé, no acierta a expresarlos, o a lo mejor no le da la real gana de hacerlo. Uno es de una manera y como uno es, no lo sabe ni su madre y, sin necesidad de ir a lo zorro uno nunca se confía del todo a los demás(…)

Yo digo que esto de escribir para uno es tal y como mirarse al espejo, con la diferencia de que uno no se ve aquí el semblante, sino los entresijos."

Lorenzo en “Diario de un emigrante” por Miguel Delibes

23 de abril de 2010

CHAQUETA BLANCA


Estos días de cambio de clima son ideales para perder abrigos y chaquetas, sale uno temprano en la mañana bien abrigado a causa del frío pero por la tarde hace tanto calor que ni siquiera se echa de menos el jersey o el abrigo que se ha quedado atrás.
Esto le sucedió a mi chaqueta blanca, cuando salí del gimnasio hacía un sol radiante y no me acordé de ella hasta un par de días después que no la encontré en mi armario. ¡La he perdido! pensaba al tiempo que me esforzaba por recordar dónde la había visto por última vez. Escogiendo un abrigo adecuado, en las prisas de la mañana, recordé que mi chaqueta blanca es a la vez ligera y calientita, a pesar de ser blanca es bastante repelente a las manchas y precisamente por ser blanca se ha convertido en un comodín para mí: ¡combina con todo!
Cuándo ya la daba por perdida se me ocurrió preguntar a la chica de la recepción del gimnasio si alguien le había entregado una chaqueta blanca. ¡Cuál no sería mi alegría cuándo la trajo de un cuartito de atrás! en verdad me alegré mucho.

Qué grande es la alegría de volver a tener algo que se había perdido, cuántas veces necesitamos perder algo para darnos cuenta de su valor y ¡qué bueno es celebrar cuándo recobramos algo nuestro!

Con la conversión vamos recuperando la semejanza perdida, ¡celebremos con gratitud y alegría cada paso que damos hacia el Amor!!!

21 de abril de 2010

BAOBAB



− ¿Cómo pude hacer eso? ¡Jamás me imaginé haciendo algo tan horrible!
− Pues muy fácil, ¡dejaste crecer un baobab en tu corazón!
− Un ¿qué?

Los Baobabs, cómo el de ésta foto, pueden llegar a medir 30 metros de altura y hasta 11 metros de diámetro en la base. No son particularmente bellos, solo tienen hojas en la época de lluvias pero llaman la atención por su tamaño: ¡enormes!

¿Te imaginas que sucedería si “por accidente” creciera uno de estos árboles en tu terraza o patio trasero? o imagínate que un buen día (o un mal día como le sucedió a mi sorprendida y arrepentida amiga) descubres uno de éstos gigantes ¡en medio de tu habitación!
Difícil imaginárselo ¿no? es que resulta bastante complicado descubrir que "de repente" hay algo grande y feo ocupando un sitio donde pensabas que no había nada, o dónde tenías algo hermoso que ha sido desplazado (¡o destrozado!) por esta mole.
Es verdad, el hecho de que de un momento a otro semejante titán “aparezca” en tu casa -o en tu corazón- es tan poco probable que quizá la pregunta más importante no sea ¿qué hace esto aquí? sino ¿cómo llegó esto hasta aquí?

Ya el Principito advertía acerca del peligro de los baobabs: “… en el planeta del principito había, como en todos los planetas, hierbas buenas y hierbas malas. Por lo tanto buenas semillas de hierbas buenas y malas semillas de hierbas malas. Pero las semillas son invisibles”, las semillas se ocultan bajo la tierra y luego comienzan a crecer como pequeñas ramitas y “es cuestión de disciplina, me decía el principito. Después de terminar la higiene matinal, hay que hacer con cuidado la limpieza del planeta. Hay que obligarse regularmente a arrancar los baobabs en cuanto se los distingue de los rosales, a los que se parecen mucho cuando son muy jóvenes. Es un trabajo muy fastidioso, pero muy fácil.”


No dejemos crecer baobabs en nuestros corazones, cuándo se "asomen" esas cosas que sabemos que no están bien, o esas cosas que "no me gusta de mi", en lugar de decir excusas como "pero así soy", "los demás son peores que yo", "es algo pequeñito"... mejor hagamos un esfuerzo por arrancar desde la raiz, !esforcémonos por cambiar!

5 de abril de 2010

DOLOR - ALEGRÍA

video
¿No es sorprendente? aún cuándo parece que no hay más que hacer, cuándo parece que todo está perdido, el ratoncito no pierde la esperanza y fortalecido por el excelente queso que ha comido, se va levantando del golpe ¡con tanto entusiasmo que nos alegra!

Así los cristianos, cuándo nuestros sufrimientos, desilusiones o problemas, sean tan grandes que como que nos aplastan, con confianza pidámosle al Espíritu Santo que su Amor nos fortalezca, que su júbilo nos alegre y nos anime a seguir adelante. Pidámosle que nos enseñe y ayude a levantarnos gozosos, aún en el peor sufrimiento, para que así contagiemos a todos la alegría verdadera, la alegría de la victoria de la Resurrección.

¡Adelante, siempre adelante, siempre alegres!

2 de abril de 2010

LA LECCIÓN DE LA MARIPOSA


Un día, un hombre sentado al borde del camino bajo un árbol, observó cómo la oruga de una crisálida de mariposa intentaba abrirse paso a través de una pequeña abertura aparecida en el capullo. Estuvo largo rato contemplando cómo se esforzaba hasta que, de repente, pareció detenerse y que había llegado al límite de sus fuerzas: no conseguiría ir más lejos. O así creía él.
El hombre decidió ayudar a la mariposa: agarró una tijera y ensanchó el orificio del capullo. La mariposa, entonces, salió fácilmente. Pero su cuerpo estaba blanquecino, era pequeño y tenía las alas aplastadas. El hombre continuó observándola, porque esperaba que, en cualquier momento, sus alas se abrirían y estirarían y el insecto se echaría a volar. Nada ocurrió.
La mariposa vivió poco y murió. Nunca voló, y las pocas horas que sobrevivió las pasó arrastrando lastimosamente su cuerpo débil y sus alas encogidas.

Aquel caminante, con su gentileza y voluntad de ayudar, no comprendió que el esfuerzo necesario para abrirse camino a través del capullo era la manera que Dios había dispuesto para que la circulación de su cuerpo llegara a las alas, y estuviera lista para volar una vez hubiera salido al exterior.

Algunas veces, justamente es el esfuerzo lo que necesitamos en nuestra vida. Si Dios nos permitiese vivir sin obstáculos, quedaríamos inválidos. Nunca llegaríamos a nuestra plenitud. El éxito en la vida se mide por los obstáculos que has tenido que enfrentarse en el camino.

Autor anónimo.

17 de marzo de 2010

PENSAMIENTO POSITIVO

Me preguntas “¿Qué estoy haciendo mal? ¿Qué me falta? leo los libros de auto ayuda, veo todos los lindos Power Points que mis amigas envían por e-mail, me lleno de mantras positivos y ya parezco perico de tanto que me repito todo el día "Soy una persona valiosa","Voy a tener éxito", evito los sentimientos y pensamientos negativos, soy POSITIVA…”.

Ya has puesto una planta en un lugar estratégico de tu casa, cambiaste (de nuevo) el color de las cortinas del comedor, tienes un “look” mas jovial con esos pantalones que estás estrenando… y las cosas parecen mejorar, por un rato al menos, te sientes mejor, los demás te dicen que te ves bien, tienes esperanza, con una sonrisa vas caminando en este mundo, hasta que algo te hace perder el equilibrio y ¡caes de nuevo!

Otra vez esa tristeza que te hace pesada la vida, con un cansancio que te frena en lo que te gustaría realizar o inclusive te estorba en lo que tienes que hacer. Otra vez esa sensación de soledad, regresan esas ganas de irte lejos, a un viaje interesante, a una aventura exótica. Experimentas de nuevo esa sensación de que alguien te ha engañado, que la vida tiene que ser más de lo que ha sido hasta ahora, ¡que enojo y que rabia te da! y sin querer (o queriendo) te descuentas con el que tienes más cerca, que la mayoría de las veces es alguien a quien quieres.

Y me repites que eres positiva, que tienes la tendencia a esperar que el futuro depare resultados favorables, que enfrentas las dificultades con buen ánimo y perseverancia, que confías en tus capacidades y posibilidades para alcanzar metas y resolver problemas, en resumen que vives con la expectativa de resultados positivos en el futuro. Pero “¿Qué estoy haciendo mal? ¿Qué me falta?”

Yo solo puedo decirte que no creo que estés haciendo algo mal, y que más bien la pregunta no es qué sino Quién, si, ¿Quién te falta?, porque las cosas y actitudes buenas ayudan, las estrategias y estructuras positivas ayudan también, pero por sí solas, como has comprobado tantas veces, ¡no bastan!

Las esperanzas que tenemos, que día a día nos mantienen en el camino no son suficientes, nos hace falta la gran Esperanza; aquella esperanza que ha de superar todo, aquella que es el “ancla del alma”, firme y segura en medio de los temblores y las tempestades de la vida. La verdadera, la gran Esperanza del hombre, que resiste a pesar de todas las desilusiones, solo puede ser Alguién, ese Alguién que nos ha amado y que nos sigue amando «hasta el extremo».

12 de marzo de 2010

ME HA DICHO QUE “¡NO!”



Lola le comentaba a su amiga, un tanto alarmada, un tanto frustrada y otro tanto resignada… que su hijo de 4 años le dice que ¡NO!, y que recuerda que hasta los 11 u 12 años ella y su hermana siempre hacían lo que su madre les indicaba.
– ¿Cómo así? –Le pregunta la amiga.
–Pues ayer –comenzó Lola su relato– al vestir a mi hijo para ir al colegio, le pedí que se pusiera los zapatos y me ha dicho que ¡NO!, ¡que esos zapatos él no se los pone!
– ¿Por qué? ¿Le aprietan? ¿Están rotos?
– Están perfectos –y tomando una bolsa que traía consigo, Lola los saca para mostrarlos– aquí, ¡míralos! prácticamente nuevos, los que están rotos son los zapatos del colegio, se rompieron hace un par de días y, como yo tenía estos del mismo color, pues se los llevó puestos ayer…
–pero hoy no ha querido ponérselos...
–no, no ha querido, ¿sabes por qué?
(Su amiga no lo sabe, ni yo lo sé, no tengo la más remota idea pero, en actitud solidaria, hacemos nuestra mejor cara de estar intentando decidir entre una serie de posibilidades, aunque en realidad no podemos imaginar por qué un pequeñín de 4 anos un día usa unos zapatos en perfecto estado y al día siguiente se rehúsa).
–Pues –continúa Lola– porque otro niñito de su clase le ha dicho que parecen de NIÑA ¿puedes creerlo? ¿Qué un niño de esa edad se fije en los mínimos detalles? Si fuera niña… ¡pero es niño!
– ¡Caramba! –le dice su amiga, honestamente sorprendida– ¡en lo que se fijan!
–Sí, ¡en que tiempos nos ha tocado ser padres!
–Ya, vamos, pero ¿Qué hiciste?
–Pues se fue con los zapatos de deporte, los blancos, y con una nota para la profesora
– ¡CARAMBA! ¿Cómo pudiste!?!?



– ¿Qué? –se defiende Lola– ¡Yo quería que mi hijito fuera contento al colegio!
– Vamos a ver, TODOS queremos que nuestros hijos vayan contentos al cole, pero estos zapatos –toma la amiga el par que recién había regresado a la bolsa– aquí y en China, ¡son de niño! y es tonto decir que no lo son, y tu, querida amiga, pues en lugar de enseñarle a tu hijo a ser fuerte e ignorar comentarios tontos y a confiar en que sus padres le dan lo que es bueno para él, le has enseñado dos lecciónes al revés: que lo más importante es que esté contento, que se sienta bien todo el tiempo, ¡algo que tu y yo sabemos es imposible por más que quisiéramos! y sin darte cuenta, le has enseñado que debe hacer caso a lo que los demás le digan antes de obedecer a su madre, es decir, –agrega con voz como si alguien se hubiera muerto, mientras coloca los zapatos despacio de nuevo dentro de la bolsa– un compañero, que ni conoces, de 4 años, ¡ha tenido más autoridad que tú! Amiga, tú sola te has quitado la autoridad, ¡no me extraña que escuches muchos “NO” de aquí en adelante!

7 de marzo de 2010

UNA ALEGRÍA NO ES LA META


Estuve el fin de semana visitando a mi hija, pasé hermosos momentos a su lado, conversamos, reímos, nos abrazamos, paseamos, compramos,… me presentó sus nuevas amistades y participé de sus nuevas actividades. Además aproveche el viaje para visitar también a una querida amiga que vive en otro pueblo cercano, ¡cuánto hemos reído! y también llorado, pues hace un par de semanas falleció su papá tras una larga convalecencia.
¡Qué hermosos días, compartiendo tantas horas de alegría con dos de las personas que más quiero!
¡Cuántas cosas buenas viví en tan corto tiempo!
¡Cómo me hubiera gustado que ese tiempo no acabara!
¡Cómo me gustaría que estuviéramos así, juntas, siempre!
Regresé a casa experimentando dolor-alegría: con el corazón triste por las despedidas, pero también alegre por los días vividos. Si, en una parte de mi corazón muy profunda, más profunda que de donde brotaba el dolor de la separación, iba comenzando a brillar una llama pequeñita que poco a poco fué creciendo, dándome una sensación de cálido consuelo y, que aún con lágrimas en los ojos, me dibujaba una leve sonrisa en los labios. Una llama que fue convirtiendo esa tímida sonrisa en sincera alegría y en gratitud por los momentos vividos.
Atesoro estos días como una promesa, como “una probadita” de lo que será vivir la Alegría eterna, como un aliciente en mi caminar diario en este mundo, como una invitación a no perder de vista la Verdadera Meta, una exhortación a seguir entusiastamente ¡adelante, siempre adelante!

6 de marzo de 2010

¡YO NO SÉ QUÉ ES ESO!


Hoy en el partido de Baloncesto, mi hija, alegre deportista adolescente, se lastimó más o menos levemente el pulgar de la mano izquierda, pero como viaja a un torneo internacional en un par de días y el dedo se estaba hinchando a pesar del hielo y porque,

21 de febrero de 2010

SED DE INFINITO


Bien sé que beber agua es indispensable
  para mi vida y que para que yo siga viviendo, tengo que tomar suficiente agua. En teoría es fácil darme cuenta cuando me falta beber agua pues ¡siento sed! Pero a veces no me pongo atención, me distraigo y estoy con los labios secos, con la boca también seca e incluso en días de mucho calor he llegado a olvidarme por mucho tiempo de tomar agua al punto que he tenido fuertes dolores de cabeza, simplemente

28 de enero de 2010

¿POR QUÉ NO TE CALLAS?


A las 9:10 am, por fin, sale la familia rumbo a la playa. Antes de 5 minutos las tres hijas están ya dormidas en el asiento trasero. Música tranquila. Un poco de lluvia…4 horas y casi 500km después se despierta la menor y de muy buen humor comienza su relato:

26 de enero de 2010

"EL MITO DEL PROGRESO"

Al ver este video llamado "Mis antepasados" del popular grupo canadiense Dégénérations podemos constatar que es innegable que vivimos desde hace tiempo en una realidad de cambios constantes, que se dan a grandes velocidades, unos tras otros.

Indudablemente el avance de la tecnología y la ciencia tienen influencia en estos cambios pero no podemos restarle crédito a la forma en que hoy vemos los cambios: antes hablar de algo seguro era hablar de algo fijo, permanente y duradero, ahora lo único seguro parece ser que ¡todo cambia! además en frases como ‹‹la naturaleza del trabajo está cambiando con la rapidez de un torbellino›› vemos que lo que hoy en día llama nuestra atención no es el cambio sino la velocidad del cambio.

El cambio acelerado trae el llamado “mito del progreso” que consiste en creer que todo cambio es un adelanto, un progreso y novedad beneficiosa para el hombre, como diciendo “lo que cambia es bueno” y generando la sensación de que, como todo cambia, entonces ya nada permanece o que nada debería permanecer pues lo que ayer valía ya no vale hoy. Entonces, según este mito “todo lo que viene del pasado está caduco”, pasado de moda, inservible. Y en ese “todo” se incluyen los valores permanentes y todo aquello que no cambia en el ser humano, ni en la naturaleza.

¿Alguna vez nos detenemos a preguntarnos cuánto afecta a cada persona cada cambio? ¿cómo me afectan a mí tantos cambios? De hecho se pierde reflexión frente a los cambios vertiginosos porque casi no dejan tiempo para evaluarlos, y sus impactos se asumen. Y es que el “progreso” constante seduce y engaña de tal forma que, poco a poco, el cambio se ha ido convirtiendo en el valor supremo (por encima de la verdad y el bien): se busca el cambio ante todo.

Podemos decir que el mundo de hoy vive una crisis particular, especial, caracterizada por lo acelerado, lo extenso y lo profundo que se da el cambio. Todo cambia tan rápido que acabamos viendo “bien” donde en realidad hay “mal”. Tanto cambio marea y nos vamos dejando regir por una como ley de mercado que va sustituyendo los valores morales: ahora lo “bueno” es lo que a la mayoría le gusta, le agrada o le apetece y entre otras cosas se llega a reducir al hombre a la categoría de una cosa o de una función. Es decir se ha perdido de vista ¿quién es el hombre?, ¿para que trabajamos?, ¿por qué tomamos esta o aquella decisión?...

Cuando todo debería estar encaminado a la felicidad del hombre sucede que éste se convierte en un engranaje más de una sociedad que ya no busca el bien de la humanidad, la persona se vuelve sustituible a todo nivel y si ya no funciona, si se vuelve lento, si no es productivo, hay que desecharlo.

7 de enero de 2010

VAMPIROS VEGETARIANOS

La más reciente forma de explotación de los vampiros es la que audazmente utiliza Stephenie Meyer en su saga de libros y películas “Crepúsculo”. Los vampiros de Meyer han sido modificados hasta convertirse en adolescentes que van al colegio, viven entre la tecnología y los videojuegos, experimentan intensas historias de primeros amores prohibidos y son tan solo ligeramente peligrosos.