12 de mayo de 2013

"LA MADRE DEL CHICO ESTÚPIDO"

     Parte de la cálida acogida que me hicieron mis nuevas amigas americanas a su grupo de estudio bíblico consistió en compartirme algunos de los eventos que han vivido juntas en los mas de 10 años que tienen de reunirse los miércoles como amigas en el Señor a rezar el rosario, estudiar la fe y compartir la amistad.
     Al contar sus hazañas hacían mucho incapié en su certeza de que ha sido el mismo Dios quien, con su ternura, delicadeza y hasta sentido del humor las ha mantenido juntas.
     Uno de los episodios en que mas percibí el sentido del humor de Dios y uno de los que mas las ha unido inició un miércoles de mayo, hace poco mas de dos años, cuando la noticia irrumpió en la reunión, se trataba de algo de muy mal gusto que habían hecho los chicos de último grado de la preparatoria local como su tradicional broma de graduación "Senior Prank", mas bien no solo se trataba de algo de mal gusto sino que además era peligroso e ilegal, todas discutían y compartían acaloradamente lo poco que sabían del evento y sobre que era, en su opinión, lo peor del incidente, hasta que una de ellas interrumpió la indignación del grupo para poner un poco de orden explicando que la policía tenía los videos de la sala de profesores dónde al parecer se identificaba a un chico que ni siquiera pertenecía al colegio, colocando los pastelillos con marihuana en la mesa de los refrigerios del personal docente. Aprovechando ese momento de silencio otra pidió que comenzaran el rosario y que lo rezaran en especial por la madre de ese chico tan "estúpido".
      Ahora, al compartirme los trágicos momentos que siguieron esa caritativa oración no paraban de reir pues la mujer compasiva que había pedido oraciones por "la madre del chico estúpido" ¡era ella misma! Sí, unos amigos de su hijo lo habían retado para que, introdujera los pastelillos "cargados pero inofensivos" y él, un chico de ordinario bueno y sensato, ¡aceptó el desafío! ¡caramba! cómo reían -y yo contagiada por ellas- al recordar cómo esta misma etiqueta de "la madre del chico estúpido" fué motivo de sonrisas y de alivio de tensiones durante todo el proceso judicial en que todas acabaron participando de una u otra manera y que a pesar de que duró meses e incluyó caros abogados y carcel, concluyó en una amistad mas estrecha y un hijo mas ¿sensato?

Publicar un comentario